Energía y Atmósfera

La importancia de la conservación de la energía es fácil de comprender dado a que los edificios consumen un gran porcentaje de la energía y la electricidad generada en este país. El generar electricidad a partir de combustibles fósiles tales como petróleo, carbón y gas natural, afecta negativamente el medio ambiente, junto con la extracción, transporte, refinación, distribución y terminando con el consumo.

La electricidad es mayormente generada por quema de combustibles fósiles cuya combustión libera dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático. En Estados Unidos las plantas de carbón representan más de la mitad de la electricidad generada y el gas natural es otra fuente importante de óxido de nitrógeno y gases de efecto de invernadero.

Los edificios verdes abordan estas cuestiones en dos maneras: reducen la cantidad de energía necesaria para la operación de los edificios y usan formas más eficientes de energía. El aplicación de un enfoque de diseño integral, en los edificios, barrios y las comunidades pueden aumentar la eficiencia energética, utilizando fuentes de energía renovables y reducir las emisiones de gases de efecto de invernadero.

La eficiencia energética de un edificio depende de su diseño. La orientación de la construcción, la formación de los elementos del edificio, la selección de los materiales, los métodos de construcción, la envoltura, la eficiencia del uso del agua, la climatización y los sistemas de iluminación del edificio determinan cuan eficientemente utiliza la energía el edificio. El tema de energía se trabaja con elementos claves como:

 

  1. Auditoría
  2. Reducción en uso
  3. Estrategias de eficiencia
  4. Fundamentos en el manejo de refrigerantes
  5. Desempeño energético de equipos
  6. ENERGY STAR
  7. Monitoreo y verificación de rendimiento y eficiencia
  8. Energía renovable